• martes 22 octubre 2019

    20-09-2019

    35 años del Informe Conadep



    Septiembre 20 - Hoy se cumplen 35 años de la entrega del informe de la CONADEP al Presidente Raúl Alfonsín.

    El escritor Ernesto Sábato, como Presidente de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), le entregó a Raúl Alfonsín el informe final Nunca más, donde se detallan los crímenes cometidos por la última dictadura cívico-militar.

    La CONADEP, recopiló y editó los testimonios de familiares de las víctimas y sobrevivientes de las torturas de la dictadura y los publicó en el libro Nunca Más –también conocido como "Informe Sabato"–, piedra angular de los posteriores juicios y consecuentes condenas a los represores militares.

    Compartimos parte del texto introductorio de la obra:

    “Nuestra Comisión no fue instituida para juzgar, pues para eso están los jueces institucionales, sino para indagar la suerte de los desaparecidos en el curso de estos años aciagos de la vida nacional. Pero, después de haber recibido varios miles de declaraciones y testimonios, de haber verificado o determinado la existencia de cientos de lugares clandestinos de detención y de acumular más de cincuenta mil páginas documentales, tenemos la certidumbre de que la dictadura militar produjo la más grande tragedia de nuestra historia, y la más salvaje. Y, si bien debemos esperar de la justicia la palabra definitiva, no podemos callar ante lo que hemos oído, leído y registrado; todo lo cual va mucho más allá de lo que pueda considerarse como delictivo, para alcanzar la tenebrosa  categoría de crímenes de lesa humanidad. Con la técnica de la desaparición y sus consecuencias, todos los principios éticos que las grandes religiones y las más elevadas filosofías erigieron a lo largo de milenios de sufrimiento y calamidades fueron pisoteados y bárbaramente desconocidos.(...)

    "Todos caían en la redada: dirigentes sindicales que luchaban por una simple mejora de salarios, muchachos que habían sido miembros de un centro estudiantil, periodistas que no eran adictos a la dictadura, psicólogos y sociólogos por pertenecer a profesiones sospechosas, jóvenes pacifistas, monjas y sacerdotes que habían llevado la enseñanza de Cristo a barriadas miserables. Y amigos de cualquiera de ellos, y amigos de esos amigos…".

    (Discurso de Ernesto Sábato el 20 de septiembre de 1984)