• sábado 15 agosto 2020 Año del General Manuel Belgrano

    28-07-2020

    ACTIVIDADES | Declaraciones del Secretario General



    Situación general/Paritarias

    17/7 - A continuación reproducimos las entrevistas de nuestro Secretario General Sergio Palazzo, en el marco del acuerdo salarial 2020 firmado el 16 de julio de 2020.

    Entrevista en Radio Conexión Abierta

    Entrevista en Radio Rebelde

    Entrevista con Dady Brieva, El Destape

    Entrevista en La voz del trabajador, Radio 100.5 FM

    Entrevista con Roberto Navarro en El Destape

    Final entrevista con Roberto Navarro en El Destape

    Entrevista con Daniel Tognetti en AM530

    Entrevista con Fabián Doman en La Red


    La gran discusión es hacia dónde va el sistema financiero argentino

    “El sistema financiero tiene que tener un rol preponderante en la recuperación de la economía en la postpandemia”, afirmó el titular de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, en Radio Gráfica. Planteó la necesidad de debatir una nueva ley de entidades financieras, aunque aclaró que el Banco Central ya podría avanzar en más regulaciones, sobre todo en el terreno de las Fintech.

    Por Lucas Molinari

    “Espero que desde el estado presente se transite la salida económica postpandemia, esto significa que la actividad financiera va a tener un rol fundamental porque va a ser la generadora de crédito para que la economía se reactive y es la posibilidad que tiene el estado de poder direccionar el crédito para lograr un modelo de país que no se agote en una economía exportadora primarizada“, analizó el dirigente sindical, tras reivindicar la política del gobierno argentino en términos sanitarios y de política social.

    Deuda externa

    La Corriente Federal de Trabajadores emitió un comunicado para el 9 de julio titulado: “No queremos ninguna dominación, queremos vivir con lo nuestro”. Consultado por las últimas noticias sobre la negociación con los acreedores privados, que han exigido al gobierno argentino una nueva propuesta, Palazzo respondió: “El gobierno se ha venido corriendo de la oferta original, de lo que era la primera oferta a hoy, también tiene que ver con una negociación, no es una imposición y por eso el gobierno se ha ido corriendo. Ahora bien, quien tiene la llave de saber desde la política y los números para decir si es el último esfuerzo es el presidente”. Y agregó apuntando a los “bonistas”: Aquellos que arriesgaron irresponsablemente en una campaña para que Macri estuviera cuatro años más en el gobierno tienen que hacerse cargo“.

    Sistema financiero

    “Hay tres grandes ingresos que tienen los bancos. Por un lado las posiciones en dólares, ya sean en billete o en propiedades como cuando construyen grandes torres en Puerto Madero, por otro los títulos y en tercer lugar la banca tradicional que es tomar préstamos para dar préstamos, y el cuarto ingreso pero menor es cobrar comisiones por algunos servicios que prestan”, explicó Palazzo.

    Describió la evolución de la economía nacional en los últimos 40 años: “En los `80 el producto bruto interno de producción era similar al producto bruto de financiamiento. En la actualidad es cuatro veces mayor el producto bruto de financiamiento, y si le agregas los derivados financieros que son acciones, fondos de inversión desregulados y demás, es doce veces”.

    Para afirmar que “ese esquema tiene que cambiar, hay que modificar la ley de entidades financieras que establezca con claridad qué puede hacer y qué no puede hacer un banco. Y segundo, determinar ¿Qué es un banco? Porque en el caso de las Fintech que alteran el sistema financiero. Porque participan desde un lugar que no tienen costos de regulación, no tienen costos de salarios bancarios, en una situación te diría hasta ilegal. Porque la toma de ahorro público, está penado por ley”.

    Pago de jubilaciones y seguridad social

    Aquel viernes 3 de abril cuando reabrieron los bancos con largas colas, la ANSES a cargo de Alejandro Vanoli fue sobrepasada, hecho que explicó la posterior elección de Fernanda Raverta al frente del organismo. Pasó la noticia, pero sigue pendiente la resolución un problema que viene de años de arrastre.

    El dirigente bancario planteó que si el conjunto de los bancos del país pagaran jubilaciones, pensiones y asignaciones, no habría colas. “Son 4530”, informó el dirigente y explicó que hay bancos privados que se rehúsan a dar ese servicio o lo dan mal porque no es de su interés, “no les interesa ese target de clientes, dicen ellos”. ¿Hacen lo que quieren? “Todo lo que no está prohibido está permitido”, definió acerca del accionar del sistema de bancos privados en Argentina.

    Generar ese equilibrio para que todo el sistema de banco brinde el servicio de la seguridad social, implicaría “hacer competir en igualdad de condiciones a la banca privada con la banca pública”.

    Porque la banca pública, postuló Palazzo “puede regular el mercado de hecho y la tasa de hecho, por la potencialidad de participar de la actividad privada”.

    Confederal CGT

    El mandato de la Comisión Directiva de la CGT vence el 22 de agosto, pero se prorrogan los mandatos por la pandemia. Sin embargo para Palazzo, desde la Corriente Federal exige que se convoque al debate orgánico: “Hoy el Consejo Directivo está diezmado, con un mandato que se vence y que además más de un tercio terminó renunciando y yéndose, más allá de los espacios por fuera del Consejo Directivo y de las dos CTA. Para la post-pandemia y en una situación de mucha gravedad, va a requerir desde el poder político todo el consenso suficiente para alcanzar acuerdos, me parece que tendría que haber un gesto que los compañeros de la CGT convoquen a esta discusión para poder encontrar una síntesis”.

    Publicado en Radio Gráfica 28-7-2020


    PALAZZO-CGT

    Palazzo reclamó a la CGT un Plenario deSsecretarios Generales y criticó a empresarios de AEA

    (Télam), 25 de julio de 2020

    El titular de la Asociación Bancaria (AB), Sergio Palazzo, reclamó hoy a la CGT un plenario de secretarios generales para tener "un panorama más amplio sobre el pensamiento de los dirigentes gremiales de cada actividad", y rechazó las demandas de "equilibrio fiscal" formuladas por el sector empresario.

    Además, señaló que luego del 30 de septiembre -plazo determinado por la cartera de Trabajo para no realizar reuniones por la pandemia de coronavirus- debería haber "un gesto importante" de la CGT para hallar "un camino de unidad y una síntesis" en el movimiento obrero, en el que existen varios espacios.

    "El consejo directivo tiene 35 integrantes y, al menos, ya renunció un tercio", dijo el dirigente, quien sostuvo que ese plenario de secretarios generales sumaría "valiosos aportes" para que la CGT tenga "un panorama mucho más global".

    Palazzo se pronunció por la necesidad de que el consejo directivo cegetista acepte incorporar a los sindicatos aún adheridos a la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) que conduce el docente Hugo Yasky, y afirmó que pueden "adelantarse los tiempos para una defensa correcta, integral y unida de los intereses de los trabajadores antes de marzo próximo", aseveró el dirigente.

    En declaraciones a radio AM750, el gremialista sostuvo que "el documento que firmó la CGT con la AEA (grandes empresas) se refirió al equilibrio fiscal, a la inserción inteligente del país en el mundo y a la excesiva carga tributaria. Es el mismo programa económico patronal presentado a Mauricio Macri cuando lo acompañó en su gestión. Le faltó la flexibilización laboral", fustigó.

    Para Palazzo, las "coincidencias" entre la CGT y la AEA son "un compendio de buenos deseos casi pueril", e indicó que "se trata de un discurso para que lo cumplan otros mediante un ajuste y no los empresarios".

    El titular de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) de la CGT rechazó los llamados al "equilibrio fiscal" de los patrones agrupados en la Asociación Argentina de Empresas (AEA) y se preguntó "¿cómo pueden formular ese reclamo cuando algunos le reclaman dinero al Estado para abonar los salarios del personal mediante el Programa de Atención al Trabajo y la Producción (ATP)?".

    "¿Me pueden explicar eso del equilibrio fiscal que reclama la AEA, donde se sienta el dueño de Mercado Libre, Marcos Galperín, quien vive de privilegios que le brinda el Estado a partir de disminuciones impositivas en Ganancias y cargas sociales, por ejemplo? ¿De qué equilibrio fiscal hablan?", se interrogó el dirigente bancario.

    En otro orden, el dirigente señaló su "preocupación" por la pospandemia a partir de "la caída de los puestos de trabajo, la prórroga de las suspensiones y las reducciones salariales", y dijo que no será fácil recobrar el ritmo de la economía.

    También ponderó "el gran esfuerzo realizado por los trabajadores bancarios, lamentablemente no reconocido, lo que da bronca, porque desde el 3 de abril el sistema financiero atiende a más de 20 millones de personas por mes", afirmó.

    En relación con el denominado teletrabajo, Palazzo se pronunció por la necesidad de que esa modalidad sea "regulada" a partir de un piso de derechos, y explicó que "es un sistema incipiente que se adelantó 4 años por el virus", y puntualizó que luego cada convención colectiva determinará "sus condiciones".

    "Es mentira el discurso empresario según el cual la reglamentación de esa ley hará perder puestos laborales generados por esa modalidad. No hay creación de empleo sino externalización, porque la tarea se realiza desde casa. Gremialmente implica serios problemas, ya que se pierde el contacto con los trabajadores, sobre quienes puede ejercerse más presión y despidos", concluyó.anco", concluyó.

     

     


    Defensa de la Banca Pública | UNI Finanzas/Perú

    8/7 - A continuación reproducimos la exposición de nuestro Secretario General y Presidente de UNI Américas Finanzas, en la teleconferencia por el Fortalecimiento del Banco de la Nación del Perú, convocada por SUTBAN  (Sindicato Único de Trabajadores del Banco de la Nación), que contó también con la participación de Ricardo Burga (congresista de la República del Perú), Alan Fairlie (parlamentario andino), Marcio Monzane (Secretario UNI Américas Finanzas) y Jorge Peña (Secretario General SUTBAN).

    UNI Américas Finanzas nuclea a los trabajadores del sector financiero -bancarios, seguros- en nuestro continente.

    Sergio Palazzo |Rol de la banca pública/Cómo se sale de la Pandemia

    Buenas noches a todos. Es un placer y una gran alegría que me hayan invitado a participar en este panel sobre fortalecimiento de la banca pública y del Banco de la Nación en el caso de Perú. Quiero agradecer a los compañeros de Sutban y especialmente al Secretario General y amigo Jorge Peña por esta invitación.

    Sin duda que estamos ante una situación única e impensada, de características extraordinarias y de una gravedad inusitada producto de la pandemia que azota todas nuestras tierras. Somos conscientes que nada va a ser igual después que termine la pandemia, en ningún sentido, ni en la vida cotidiana de los ciudadanos, ni en el funcionamiento de la economía, ni en los propios estados, nacionales, provinciales, municipales, ni tampoco en las empresas.

    Los estados tendrán seguramente el problema de que producto de la caída de la actividad económica que han ocasionado los necesarios aislamientos obligatorios, los sistemas de cuarentena,  que cada país implementó, van a tener serias deficiencias para poder asistir a los sectores más desprotegidos que probablemente van a tener una caída, o ya están teniendo, una caída de ingresos y de empleo producto de la pandemia.

    Seguramente a la caída de la recaudación van a tener que agregarle un mayor costo en materia social para poder asistir tanto a las pequeñas empresas para que puedan seguir funcionando como a los trabajadores que han perdido su empleo y esto cambia el escenario de cómo se venía manejando y administrando los recursos de los estados en cada país de nuestra región.

    Los trabajadores van a tener seguramente consecuencias inmediatas. La primera de ellas es la del empleo. Posiblemente en muchos lugares el empleo va a decaer producto del aislamiento, los sistemas de cuarentena han provocado una problemática en la continuidad de la relación laboral de los trabajadores y las pequeñas empresas, particularmente de los pequeños comercios.

    También quienes han preservado su empleo, se ha impulsado en esta pandemia una nueva forma de trabajo como son los denominados home office o teletrabajo, con una incidencia mucho mayor a la que tenía, con lo cual va a ver que entender que hay una nueva realidad en materia laboral a partir de estos conceptos.

    Las pequeñas empresas tendrán también un doble problema. El primero de ellos es lo cotidiano. Cómo pueden perdurar en el tiempo sin actividad o con menor actividad económica para poder pagar sus servicios, la luz, el gas, el agua, los alquileres y la nómina salarial de sus trabajadores. Y por otro lado tratarán desde los grandes sectores económicos de que estas pequeñas empresas, que son grandes generadoras de empleo, sean absorbidas por grandes empresas creando una mayor concentración de la actividad económica.

    Las multinacionales tal vez querrán buscar el atajo fácil, que son las que más pueden tener tiempo, espacio y situación económica como para sobrellevar la pandemia tratarán de salir de esta crisis desde el lugar consabido del neoliberalismo, porque es precisamente salir con un ajuste más fuerte, precarizando a los trabajadores y requiriendo una asistencia del Estado que debería estar volcada a las pequeñas y medianas empresas y no a las grandes empresas.

    Estas serán seguramente las características de una nueva sociedad o las características de  la sociedad donde nos vamos a tener que desenvolver en este tiempo.

    Ante este panorama tan desolador uno se pregunta si es todo negativo. Se llega a la conclusión que no, que hay alternativas de solución.

    La primera que tenemos que hacer desde el movimiento obrero o de los sectores que defendemos a los trabajadores es claramente defender el empleo. El empleo va a ser vital para la reconstrucción de una nación. Ninguna nación se va a construir con un desempleo creciente o desde la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. Por eso es fundamental defender el empleo en este tiempo de pandemia y con muchísima fuerza en la post pandemia también.

    Otra de las situaciones es tratar de mantener el nivel de ingresos de los asalariados. Porque en definitiva el ingreso del trabajador no va para paraísos fiscales ni a grandes inversiones en materia especulativa. Simplemente va al consumo. Y si nosotros logramos, a través de preservar el ingreso de los trabajadores, que se dinamice el consumo es precisamente en las pequeñas y medianas empresas donde va a tener un impacto positivo esa dinamización del consumo porque son las pequeñas empresas las que generan ese foco de consumo a los que van los trabajadores.

    El tercer punto esencial como alternativa de solución es un Estado presente. El tema es desde dónde se transita la crisis y desde dónde se transita la solución para la problemática que va a ocasionar la pandemia.

    Si se transita desde el modelo neoliberal y la salida es el modelo neoliberal se va a generar mayor pobreza, mayor hambre, mayor desempleo y mayor precarización. Por eso es necesario un Estado presente en la post pandemia. Un Estado presente en la pandemia y un Estado muy presente en la post pandemia. Porque un Estado presente puede salir desde un lugar distinto, desde el interés del bien común, de reactivar la economía para los pequeños sectores que dinamizan la economía y generar empleo y la de poder dar trabajo a sus ciudadanos. Generar trabajo es una de las tareas fundamentales de quienes asumen la responsabilidad del Estado.

    En eso es donde se instala perfectamente el debate que nos proponen los compañeros de Sutban. Que es la importancia de la banca oficial nacional, o municipales, o provinciales o distritales en aquellos lugares que existan. Pero que existan desde la banca nacional una presencia permanente dependerá de que tengamos una banca al servicio de la producción y el empleo la salida de un lugar distinto al neoliberalismo.

    Si se piensa en la banca nacional como una mera generadora de rentabilidad y riqueza sería el error más grande para salir de la pandemia. Hay que asumir con claridad que la banca nacional no está para ser una banca rentable. Si lo fuera mucho mejor, pero es básicamente una banca para fomentar el desarrollo, la producción y el empleo, que no necesariamente tiene que generar rentabilidad, sino que tiene que generar a través de ese círculo virtuoso la posibilidad de reconstrucción de una nación desde el lugar de un Estado presente. Y para eso, bajo el concepto de una banca de fomento que esté al servicio de la producción, el empleo, el trabajo y el crecimiento de la economía es de donde se va a salir de esta situación. Con una mirada estrictamente social y no lucrativa.

    Creo que en esto también es necesario recordar una charla que dimos en la UNI, en Málaga hace pocos meses (23 y 24 de octubre de 2019) cuando hablábamos del avance tecnológico y lo que significa. Y nos preguntábamos cómo salir de esto. Se sale con una fuerte inversión en la capacitación de los trabajadores para que se adapten a las nuevas formas y que esas nuevas formas estén reguladas por las formas colectivas de trabajo y no al libre albedrío en la que las patronales hagan con los tele-trabajadores lo que quieran. Es decir una profunda capacitación para la adaptación pero con una profunda regulación a través de las convenciones colectivas de trabajo.

    Se sale con inversiones en las instituciones de trabajo, aquellas encargadas de controlar que no haya desmanes por parte del poder que tienen de sectores empresarios sobre la vida de los trabajadores.

    Se sale con un aumento de inversión en generar y mantener empleos decentes para no caer en la precarización.

    Se sale declarando a la atención humana como un servicio esencial y poder obtener en las empresas un beneficio impositivo aquellas que generen un empleo humano y no empleo simplemente tecnológico.

    Se sale generando un salario universal y un piso de derechos, para que por ejemplo empresas multinacionales tengan un piso de derechos y no sean estas multinacionales que se vayan a un país u a otro donde encuentren sometimiento laboral y paraísos fiscales.

    Se sale generando un sistema de seguridad social que permita a quien acceda a una pensión o a una jubilación después de toda una vida de trabajo lo haga desde un lugar de dignidad que le permita vivir tranquilamente con esa pensión o jubilación y no que se tenga que quedar aferrado a un empleo porque si sabe que va a una pensión mínima imposible de sustentar su diario accionar termina generándose un empleo e impide la posibilidad de que un joven se sume al mercado de trabajo y que también que él en lugar de disfrutar de una pensión o jubilación de toda una vida de esfuerzo termine aún trabajando en edades avanzadas.

    Se sale con mayores regulaciones, en nuestro caso con educación financiera y universalización de los servicios financieros. Si logramos universalizar los servicios financieros, que cada trabajador y cada ciudadano tenga su cuenta en el banco tenemos garantizado el empleo, si no difícilmente va a ser así.

    Se sale con un diálogo social constante y responsable. Con políticas destinadas a eliminar todo tipo de discriminación, particularmente la de género. Y sobre todo terminando con los contratos hora cero que en muchos países del mundo se imponen y que no son contratos sanos para ninguna economía y mucho menos para los trabajadores. No son contratos de relaciones de dependencia sino contratos de disponibilidad de un trabajador que genera la mayor de las precarizaciones.

    También, aunque suene para algunos demasiado quisquilloso, particularmente para el sector empresario, se sale discutiendo una disminución de la jornada laboral. Cómo distribuimos las horas de trabajo para que todos puedan tener trabajo después de una pandemia.

    Desde el lugar de fortalecimiento de la banca pública al servicio de la producción y el empleo y desde el lugar de preservar los puestos de trabajo, el nivel de ingresos y los derechos de los trabajadores es el lugar que hay que transitar para salir de la crisis de la pandemia y tener una post pandemia con un Estado presente.

    Muchísimas gracias a todos los compañeros.

    Sergio Palazzo
    Secretario General de la Asociación Bancaria
    Presidente UNI Américas Finanzas

    17/6 - UNI Américas Finanzas | La Banca Pública hoy

    Facebook LIVE sobre "La Banca Pública hoy" actividad en el marco de la Alianza Latinoamericana en Defensa de las Bancas Públicas de UNI Américas Finanzas

    Sergio Palazzo (Presidente de UNI Américas Finanzas), junto a Marcio Marzone (Secretario Regional  de UNI Américas), Juvandia Moreira (Presidenta de Contraf Cut, Brasil), Elbio Monegal (Presidente AEBU, Uruguay) y Guillermo Maffeo (Director Regional de UNI Américas Finanzas), participó como expositor  en la reunión sobre La Banca Pública hoy, que fue transmitida en vivo en Argentina, Uruguay, Brasil, Chile, Paraguay, Perú, Colombia, México, Costa Rica y El Salvador.

     


    UNI Américas | Reunión Comité Ejecutivo

    Los días 10 y 11 de junio se reunió en forma remota el Comité Ejecutivo de UNI Américas, participaron por La Bancaria Sergio Palazzo (Presidente UNI Américas Finanzas), Alejandra Estoup (Presidenta UNI Américas Mujeres) Débora Spínola (Miembro Titular Comité Ejecutivo UNI Américas), Eduardo Negro (Vice Presidente Mundial UNI Américas), Patricia Rinaldi (Miembro Comité Ejecutivo UNI Américas Mujeres) y Guillermo Maffeo (Director Regional UNI Américas Finanzas).

    Con la presencia de los sindicatos de todas las actividades de América, sesionó el Comité tratando la problemática y la situación socio laboral de la Región y a nivel Mundial bajo la Pandemia de COVID19.

    INFORME DE LA SECCIÓN FINANZAS PARA COMITÉ REGIONAL

    "Apoyamos a los sindicatos de la Región con reportes periódicos y actualizados sobre el funcionamiento y situación laboral en bancos y compañías financieras de todo América; asimismo consensuamos con todo el sector documentos y declaraciones políticas para que sean útiles herramientas de trabajo en cada país.

    Continuamos con las Reuniones de Redes Sindicales de Bancos Internacionales y Alianza Latinoamericana en Defensa de las Bancas Públicas, esta vez de manera remota. Buscamos negociar acuerdos globales o regionales en bancos como Itaú, Santander y Do Brasil para garantizar condiciones y puestos de trabajo durante y post COVID-19.

    En Colombia apoyamos a los sindicatos de finanzas con la provisión y entrega de materiales a bancarixs de primera línea de exposición o atención al público. En Uruguay acompañamos la iniciativa de AEBU de instalar ollas populares en todo el país y la entrega de canastas ali  mentarias para la población vulnerada.

    Realizamos el Foro Internacional de Pensiones para tratar la situación de los Sistemas Previsionales durante COVID-19, dicho Foro por su importancia ha sido abierto a todo el público mediante la transmisión por plataforma; la misma modalidad hemos tomado con el Conversatorio sobre "Teletrabajo, su regulación en relación de dependencia desde la perspectiva sindical" y la Reunión Conjunta de Alianza de Bancas Públicas en las que se debate la importancia de los bancos públicos en estos tiempos.

    Destacamos que nuestra nueva afiliada, Sindicato de Empleados del Banco Central de Costa Rica, ha firmado una nueva Convención Colectiva durante COVID-19".

    El Comité Regional de UNI Américas aprobó una declaración en apoyo al movimiento Black Lives Matter y contra el racismo en Estados Unidos, acompañando el contexto y las acciones que se están viviendo en el país, luego del brutal asesinato de George Floyd en manos de la policía. Los miembros del Comité acompañan este movimiento, que se está multiplicando a nivel global, y se comprometieron a seguir trabajando para desmantelar el racismo sistémico que ha negado a demasiados el derecho a la seguridad, tanto en sus hogares como en sus comunidades.

    Rocío Sáenz, Vicepresidenta de UNI Américas, señaló: "Hace unas semanas otro virus reapareció en los Estados Unidos: el racismo. En plena luz pública se pudo constatar el asesinato de George Floyd. En Estados Unidos hay una crisis que no hemos vivido desde los  años 30. Desde el punto de vista económico hay un 20% de desempleo en el país, pero desde el punto de vista social se generó una explosión de protestas en todo el país. La gente salió a las calles a gritar "no más" y a demandar justicia racial".

    Además del caso de Floyd, los recientes asesinatos de Breonna Taylor, David McAtee y Tony McDade han demostrado la continua violencia perpetrada por la policía contra los negros y otras comunidades marginadas en los Estados Unidos. Sin embargo, esta violencia racista no solo afecta a los EE. UU. sino a todo el hemisferio. Menos de una semana antes del asesinato de George Floyd, João Pedro de 14 años fue baleado por la policía en la casa de un amigo de la familia en Río de Janeiro. Su muerte se produjo justo después del segundo aniversario del asesinato de Marielle Franco, concejal de la ciudad de Río de Janeiro, que fue asesinada por denunciar la violencia policial y las ejecuciones extrajudiciales perpetradas contra afrodescendientes en Brasil.

    Durante el Comité Ejecutivo Regional, la Confederación Latinoamericana de la Industria Gráfica, CONLATINGRAF y UNI Américas, firmaron un acuerdo para seguir desarrollando un trabajo conjunto para asegurar que las empresas de impresión sobrevivan a la crisis actual y puedan contribuir a la recuperación económica cuando se levanten las restricciones, además de hacer un llamado a los respectivos gobiernos para contar con su apoyo.  Esta declaración comprende un amplio rango de temas importantes como lo es la seguridad y salud de lxs trabajadorxs, el fortalecimiento del diálogo social entre empresa y sindicatos, entre otros aspectos y hace un llamado a los sindicatos y a las organizaciones patronales nacionales a trabajar en unidad.

    Héctor Cordero, presidente de la CONLATINGRAF, señaló: "Hemos tenido muchas dificultades, no solo por el COVID19, sino desde antes. Debemos sumar esfuerzos para que los gobiernos tomen en cuenta que hay sectores esenciales que hay que apoyar, eso permitirá que las sociedades puedan mejorar. Esta declaración que estamos firmando es un paso importante para poder llevar esto a cabo. Desde aquí, estoy a sus órdenes, tenemos una relación desde hace muchos años con UNI y debemos continuar por ese camino".

    La industria gráfica en las Américas, compuesta mayoritariamente por pequeñas y medianas empresas, ha visto afectada la producción de las impresiones y las publicaciones en esta crisis sanitaria. Esta situación ha golpeado de manera flagrante la vida de lxs trabajadorxs de este sector, quienes además de sufrir los embates de esta pandemia, también tienen que afrontar la crisis social y financiera originada por la cuarentena global.

    Declaración en apoyo al movimiento Black Lives Matter y contra el racismo en Estados Unidos

    Descargar en pdf


    10/5 - UN SERVICIO IMPRESCINDIBLE

    Si se pretende salir desde la lógica neoliberal, el desastre será aún mayor que el de la pandemia

    Por Sergio Palazzo

    La aparición de una pandemia de las características de Covid-19 impone una nueva agenda sobre diversos tópicos.

    El modelo capitalista pergeñado por el neoliberalismo como expresión política ha demostrado que no tiene respuestas para enfrentar una pandemia proponiendo sólo la disyuntiva de elegir entre cuidar la salud y la vida o hacer funcionar la economía.

    En este contexto, resulta central la discusión desde qué lugar se transita y desde qué lugar se sale de esta crisis sanitaria, que se convertirá inexorablemente en crisis económica, social y política.

    Si se pretende salir desde la lógica neoliberal el desastre será aún mayor que el generado por la propia pandemia. Sus efectos impactan de manera más sensible a los que menos tienen, no sólo en materia de salud sino también en lo referido a la cuestión económica: establecer el aislamiento obligatorio y la paralización de importantes sectores de la actividad económica implica afectar los limitados ingresos de los trabajadores sin empleo o de empleo informal, que no acceden a licencias pagas, y sin gremio que los represente. Esto implica una profundización de la desigualdad, excepto que la tarea del Estado revierta la situación.

    Es hora de discutir seriamente el rol del Estado como ordenador y regulador de una sociedad para que en ella sus habitantes puedan mejorar su calidad de vida, tener empleo, salarios y condiciones de trabajo dignas.

    La economía

    La pandemia ha provocado una catástrofe en las economías desarrolladas. Basta observar que en Estados Unidos han pedido 26 millones de personas la asistencia por desempleo e incluso en la Unión Europea se contabilizan cifras significativas.

    El problema resulta aún más catastrófico en las economías pobres del mundo, donde el hambre y la miseria se potenciarán, no sólo por los problemas estructurales de pobreza de esos países, sino también por la escasez de inversiones en la etapa posterior a la pandemia.

    El mundo ha detenido gran parte de su economía, la producción está diezmada, lo que derivó en la cuasi ruptura de la cadena de pagos.

    A la par, la economía de los hogares contrajo a límites insospechados el consumo, limitándose a alimentación y medicamentos, a lo que se suma la falta de ingresos como producto del freno de actividad económica, generando también cesación de pagos en la vida familiar.

    Y finalmente, los propios Estados padecen la ruptura de su cadena de pagos, al caer sensiblemente la recaudación, y el incremento del gasto, para acompañar a la sociedad en sus necesidades básicas.

    Es decir, se produce una triple ruptura en la cadena de pagos de la sociedad.

    Para atender esta situación, es imprescindible discutir dos temas trascendentes y que seguramente generarán una gran resistencia entre los factores de poder.

    Por un lado, generar un fondo de emergencia que permita atender la crisis social a través de un impuesto transitorio a las grandes fortunas. Sería oportuno que, en tiempos de pandemia, fuera la solidaridad la que prime en las decisiones de los que más tienen. Pero si no es así, el Estado debe cumplir con el objetivo de que quienes tengan grandes patrimonios aporten a este fondo de emergencia sanitaria y social.

    El segundo lugar, si los Estados, las empresas y los hogares tienen su cadena de pagos rota, resulta imposible cumplir con los compromisos de deuda externa de los países en los términos pactados originalmente.

    Si dichas deudas han sido contraídas con una determinada capacidad de funcionamiento productivo y con crecimiento de la economía no es posible pensar en pagar en las mismas condiciones cuando se produjo la triple cesación de pagos mencionada.

    En este mismo sentido, si bien el propio FMI alivió recientemente la deuda de los países más pobres de la tierra, ante la profundidad de la crisis y el elevado nivel de deuda soberana de muchas economías emergentes, entre ellas la argentina, el organismo internacional debería profundizar su rol de asistencia financiera con una significativa emisión de DEG’s (Derechos Especiales de Giro), que permita a los países mejorar las reservas internacionales y su balanza de pagos.

    Las condiciones cambiaron en el mundo y las condiciones deben cambiar para hacer frente al pago de las deudas contraídas por los Estados.

    Debe existir una quita de capital, disminución de intereses y extensión de plazos, de lo contrario nadie cobrará nada debido a que se producirá un default en la mayoría de los países deudores.

    Las consecuencias de persistir en un modelo neoliberal

    La salida que propondrá el modelo neoliberal será la de siempre:

    • “Reducir costos”, es decir, caída de ingresos de los trabajadores.
    • “Flexibilidad para contratar y despedir”, lo que va a generar mayor desempleo.
    • “Flexibilización laboral” para reducir los derechos de los trabajadores.
    • “Tercerizaciones para abaratar los costos laborales” y eximir de responsabilidad a los empleadores.
    • “Reducción de contribuciones patronales”, desfinanciando el sistema de Seguridad Social.
    • Externalización de tareas a naciones, guaridas fiscales y países que no tienen derechos laborales.

    Todo ello con impactos no sólo en el nivel de empleo sino también en mayor precarización laboral, aumento de la informalidad y pérdida de derechos.

    Complementariamente, ocasionará una aún mayor concentración de la riqueza, ya hoy excesiva y casi obscena.

    Qué necesitamos para transitar y salir de la crisis

    • Estado. Un Estado presente con políticas activas para reconstruir la cadena productiva y la cadena de pagos. Presencia del Estado con políticas sociales que tiendan a mitigar el impacto que por la pandemia y el parate en la economía seguramente tendrá en la calidad de vida de los ciudadanos.
    • Trabajadores. Salvar los puestos de trabajo es prioritario. Hay que invertir el concepto que se usó tras la caída del poderoso imperio financiero de Lehman Brothers, donde los Estados gastaron multimillonarias sumas de dinero de los erarios públicos bajo la consigna “hay que salvar a los bancos”. Nadie realizó inversiones bajo el concepto “hay que salvar los puestos de trabajo bancarios” y así fue que centenas de miles de bancarios perdieron su empleo en distintos lugares del mundo. Es hora de hacerlo.
    • Transferencias compensatorias de salario para pequeños y medianos empresarios durante la pandemia para evitar quiebras y generación de beneficios fiscales post pandemia para actividades productivas con generación de empleo inmediata.
    • Los que menos tienen. La primera necesidad es atender a los ciudadanos sin recursos, y que el Estado llegue con rapidez, no sólo en alimentos sino también con transferencias dinerarias. Ese dinero se volcará al consumo y provocará los primeros indicios de la recuperación económica.

    El peligro del Estado presente sin controles

    La excepcionalidad que presenta el cuadro de crisis que genera la pandemia necesita de decisiones rápidas, a veces son incompatibles con la burocracia estatal. Pero ello no debe ser óbice para anular el funcionamiento de los parlamentos, institución imprescindible para el control legislativo de las acciones del Estado.

    Una de las principales preocupaciones de algunos economistas es el nivel de emisión monetaria en el que pueden incurrir algunos países. Las recaudaciones fiscales han caído, y no existe posibilidad de financiamiento externo, además de que, dada la evolución de la economía argentina durante los últimos años, nuestro país no cuenta ni con ahorros fiscales ni en una senda de crecimiento económico. Es por ello que hay consensos sobre la alternativa que constituye la emisión monetaria, para cubrir todas las necesidades de asistencia que tiene el Estado en estos tiempos de crisis sanitaria. Está claro que la misma debe ser sobre un porcentaje manejable del PBI y no una emisión descontrolada, y orientada a un fin específico que es cubrir las erogaciones estatales que genera la pandemia.

    Para que ello suceda se necesita una conducción con mucha musculatura política y con instituciones funcionando para garantizar debidamente la división de poderes.

    Sistema financiero, trabajadores y nuevas formas de trabajo

    Hay que cambiar la lógica con la que funciona actualmente el sistema financiero, desde que comenzó el proceso de financiarización de la economía.

    La banca de inversión o especulativa debe dejar de ser el principal negocio de las entidades financieras, porque en principio representan inversiones de altísimo riesgo que pueden provocar quebrantos que pongan en crisis al propio sistema.

    Los bancos deben dejar de ser solo medios de pago, porque si no terminarán sucumbiendo ante las nuevas formas de medios de pagos existentes, tales como las fintechs, que no tienen costos de regulación y pagan salarios por debajo de la actividad bancaria.

    Hay que recuperar el rol primario de los bancos, que es apalancar con sus depósitos a los créditos a los sectores de la economía productiva para que la economía vuelva a funcionar con posterioridad a la crisis y genere el empleo suficiente para mejorar la calidad de vida de todos los habitantes.

    La OIT en su documento de los cien años, cuando desarrolla el impacto del avance tecnológico, establece tres premisas que son muy aplicables al sistema financiero:

    • Inversión en capacitación de los trabajadores para afrontar los desafíos del avance tecnológico y de las nuevas formas de trabajo e inversión en los organismos de control.
    • Inversión en la seguridad social, para que quien esté en la edad de su retiro pueda hacerlo dignamente y posibilite que se incorporen a la vida laboral, muchos jóvenes.
    • Inversión en las empresas que generen empleo decente.

    A estas premisas habría que agregarle otros tópicos tales como:

    • Un proceso muy fuerte de reglamentación del home office para evitar el fraude laboral, la despersonalización, las enfermedades profesionales que ocasiona, el pago de conectividad, electricidad y gastos para que esos trabajadores puedan desarrollar esa modalidad de empleo.
    • Revalorizar la atención humana en las casas bancarias, permitiendo que si existen beneficios impositivos para las empresas sólo sean aplicables para aquellas que priorizan la atención humana en su relación con los clientes.
    • Determinar la calidad de Servicio Público del sistema financiero, para que esté a la altura de las necesidades de los Estados y la población y no como un mero negocio casi usurario en algunos casos, que no prioriza el crecimiento productivo de la economía.

     Conclusiones

    La pandemia nos pone en la antesala de un cambio sustancial del orden mundial existente o persistir en el error. Para ello, es necesario actuar.

    Neoliberalismo vs Estado presente será la gran discusión que nos debe la política para los tiempos durante y post crisis coronavirus.

    Los ciudadanos no podemos estar alejados de ese debate. Muy por el contrario, tenemos que hacer escuchar nuestras voces y ser protagonistas de ese debate.

    De ello depende el mundo que les vamos a ofrecer a las generaciones venideras.

    Y en materia financiera, permítanme citar a ese gran pensador que fue Arturo Jauretche, que decía:

    “El que maneja el crédito, maneja y orienta la economía de un país. Quien maneja el crédito, maneja más moneda que el que la emite. Quien maneja el crédito, maneja más el comercio exterior que él que compra o el que vende. Quien maneja el crédito, maneja las formas de producción”.

    Por ello el sistema financiero debe ser un servicio público y la atención humana del mismo un servicio imprescindible.

    Publicado en El Cohete a la Luna/10-5-2020


    UNI Finanzas | Covid-19

    22/4 -  Sergio Palazzo, Presidente de UNI Américas Finanzas; Angelo Di Cristo, titular Mundial de la rama Finanzas de UNI; junto a los dirigentes de la misma actividad Anna Harvey, Coordinadora Mundial UNI Finanzas; Guillermo Maffeo, Director Regional y Maureen Hick, Directora de Europa, participaron de una teleconferencia donde se abordó el  crítico escenario originado por el Covid-19. 

    A continuación la exposición de nuestro Secretario General.

    Conferencia sobre la Pandemia de UNI Finanzas

    Posición expresada por Sergio Palazzo

    CONSIDERACIONES GENERALES

    La aparición de una pandemia de las características del COVID-19 impone una nueva agenda sobre diversos tópicos.

    El modelo capitalista pergeñado por el Neoliberalismo como expresión política ha demostrado que NO TIENE RESPUESTAS para enfrentar una pandemia proponiendo sólo la disyuntiva de elegir entre cuidar la salud y la vida o hacer funcionar la economía.

    En este contexto, resulta central la discusión desde que lugar se transita y desde que lugar se sale de esta crisis sanitaria, que se convertirá inexorablemente en crisis económica, social y política.

    Si se pretende salir desde la lógica Neoliberal el desastre será aún mayor que el generado por la propia pandemia. Los efectos de la pandemia del COVID-19 afecta de manera más sensible a los que menos tienen, no sólo en materia de salud (peor acceso a la salud y situación de insalubridad en su vida cotidiana) sino también en lo referido a la cuestión económica: establecer el aislamiento obligatorio y la paralización de importantes sectores de la actividad económica implica afectar los limitados ingresos de los trabajadores sin empleo o de empleo informal, que no acceden a licencias pagas, y sin gremio que los represente. Esto implica una profundización de la desigualdad, excepto que la tarea del Estado revierta la situación.

    Es hora de discutir seriamente el rol del estado como ordenador y regulador de una sociedad para que en ella sus habitantes puedan mejorar su calidad de vida, tener empleo, salarios y condiciones de trabajo dignas.

    LA ECONOMÍA

    La pandemia ha provocado una catástrofe en las economías desarrolladas. Basta  observar que en EEUU han pedido 26 millones de personas la asistencia por desempleo en las últimas 5 semanas, e incluso en la Unión Europea se contabilizan cifras significativas, así como en los países donde la pandemia está haciendo estragos, derivados del detenimiento de las producciones industriales, el comercio, etc.

    El problema resulta aún más catastrófico en las economías pobres del mundo, donde el hambre y la miseria se potenciarán, no solo por los problemas estructurales de pobreza de esos países, sino también por la escasez de inversiones en la etapa posterior a la pandemia.

    El mundo ha detenido gran parte de su economía y la cadena de producción esta diezmada, lo que derivó en la cuasi ruptura de la CADENA DE PAGOS.

    A la par, la economía de los hogares contrajo a límites insospechados el consumo, limitándose a alimentación y medicamentos, a lo que se suma la falta de ingresos como producto del freno de actividad económica, generando también CESACIÓN DE PAGOS en la vida familiar.

    Y finalmente, los propios Estados padecen la RUPTURA DE SU CADENA DE PAGOS, al caer sensiblemente la recaudación, y el incremento del gasto, para acompañar a la sociedad en sus necesidades básicas.

    Es decir, SE PRODUCE UNA TRIPLE RUPTURA EN LA CADENA DE PAGOS DE LA SOCIEDAD.

    Para atender esta situación, es imprescindible discutir dos temas trascendentes y que seguramente generará una gran resistencia entre los factores de poder.

    Por un lado, generar un fondo de emergencia que permita atender la crisis social a través de un impuesto transitorio a las grandes fortunas. Sería oportuno que, en tiempos de pandemia, fuera la solidaridad la que prime en las decisiones de los que más tienen. Pero si no es así, debe ser el Estado quien cumpla con el objetivo de que quienes tengan grandes patrimonios aporten a este fondo de emergencia sanitaria y social.

    El segundo lugar,  si los estados tienen su cadena de pago rota, si las empresas tienen sus cadenas de pago rotas y si los hogares tienen su cadena de pagos rota, RESULTA IMPOSIBLE CUMPLIR CON LOS COMPROMISOS DE DEUDA EXTERNA DE LOS PAISES EN LOS TERMINOS PACTADOS ORIGINALMENTE.

    Si dichas deudas han sido contraídas con una determinada capacidad de funcionamiento productivo y con crecimiento de la economía no es posible pensar en pagar en las mismas condiciones cuando se produjo la triple cesación de pagos mencionada.

    En este mismo sentido, si bien el propio FMI alivió recientemente la deuda de los países más pobres de la tierra, ante la profundidad de la crisis generada por el Covid19 y el elevado nivel de deuda soberana de muchas economías emergentes, entre ellas Argentina, el organismo internacional debería profundizar su rol de asistencia financiera con una significativa emisión de DEG’s (Derechos Especiales de Giro), que permita a los países mejora las reservas internacionales y su balanza de pagos

    LAS CONDICIONES CAMBIARON EN EL MUNDO Y LAS CONDICIONES DEBEN CAMBIAR PARA HACER FRENTE AL PAGO DE LAS DEUDAS CONTRAIDAS POR LOS ESTADOS.

    DEBE EXISTIR UNA QUITA DE CAPITAL, DISMINUCIÓN DE INTERESES Y EXTENSIÓN DE PLAZOS, DE LO CONTRARIO NADIE COBRARA NADA DEBIDO A QUE SE PRODUCIRÁ UN DEFAULT EN LA MAYORÍA DE LOS PAISES DEUDORES.

    LAS CONSECUENCIAS DE PERSISTIR EN UN MODELO NEOLIBERAL PARA SALIR DE LA CRISIS

    La salida que propondrá el modelo Neoliberal será la de siempre:

    • “Reducir costos”, es decir, caída de ingresos de los trabajadores
    • “Flexibilidad para contratar y despedir”, lo que va a generar mayor desempleo
    • “Flexibilización laboral” para reducir los derechos laborales de los trabajadores
    • “Tercerizaciones para abaratar los costos laborales” y eximir de responsabilidad a los empleadores
    • “Reducción de contribuciones patronales”, desfinanciando el sistema de Seguridad Social
    • Externalización de tareas a Naciones a paraísos fiscales y países que no tienen derechos laborales.
    • Todo ello con impactos no solo en el nivel de empleo sino también en mayor precarización laboral, aumento de la informalidad, y pérdida de derechos.
    • Complementariamente, ocasionará una aún mayor concentración de la riqueza, ya hoy excesiva y casi obscena.

    QUE NECESITAMOS PARA TRANSITAR Y SALIR DE LA CRISIS

    • Estado. Un Estado presente con políticas activas para reconstruir la cadena productiva y la cadena de pago. Presencia del Estado con políticas sociales que tiendan a mitigar el impacto que por la pandemia y el parte en la economía seguramente tendrá en la calidad de vida de los ciudadanos.
    • Trabajadores. Salvar los puestos de trabajo es prioritario. Hay que invertir el concepto que se usó tras la caída del poderoso imperio financiero de Lehman Brothers, donde los Estados gastaron multimillonarias sumas de dinero de los erarios públicos bajo la consigna “hay que salvar a los bancos”. Nadie realizó inversiones bajo el concepto “hay que salvar los puestos de trabajo bancarios” y así fue que centenas de miles de bancarios perdieron su empleo en distintos lugares del mundo. Es hora de hacerlo.
    • PyMEs. Transferencias compensatorias de salario para pequeños y medianos empresarios durante la pandemia para evitar quiebras y generación de beneficios fiscales post pandemia para actividades productivas con generación de empleo inmediata
    • Los que menos tienen. La primera necesidad es atender a los ciudadanos sin recursos, y que el Estado llegue con rapidez, no solo en alimentos sino también con transferencias dinerarias. Ese dinero se volcará al consumo y provocará los primeros indicios de la recuperación económica.

    EL PELIGRO DEL ESTADO PRESENTE SIN CONTROLES

    La excepcionalidad que presenta el cuadro de crisis que genera la pandemia necesita de decisiones rápidas, a veces son incompatibles con la burocracia estatal. Pero ello no debe ser óbice para anular el funcionamiento de los parlamentos, institución imprescindible para el control legislativo de las acciones del Estado.

    Si bien los periodos de aislamientos obligatorios o cuarentena que genera la presencia del virus impedirían que muchas personas con funciones legislativas puedan salir de sus hogares, hay que propender a buscar el funcionamiento parlamentario también por vías virtuales. El rol del parlamento resulta trascendente en una crisis como la que vive el mundo actual.

    Ejemplo de la importancia de esta cuestión es el debate sobre emisión. En materia económica una de las principales preocupaciones de algunos economistas es el nivel de emisión monetaria en el que pueden incurrir algunos países. Está claro las recaudaciones fiscales han caído, y que no existe posibilidad de financiamiento externo, además de que, dada la evolución de la economía argentina durante los últimos años, nuestro país no cuenta ni con ahorros fiscales ni en una senda de crecimiento económico. Es por ello que hay consensos sobre la alternativa que constituye la emisión monetaria, para cubrir todas las necesidades de asistencia que tiene el Estado en estos tiempos de crisis sanitaria. Está claro que la misma debe ser sobre un porcentaje manejable del PBI y no una emisión descontrolada, y orientada a un fin específico que es cubrir las erogaciones estatales que genera la pandemia.

    Para que ello suceda se necesita una conducción con mucha musculatura política y con instituciones funcionando para garantizar debidamente la división de poderes.

    EL SISTEMA FINANCIERO, LOS TRABAJADORES Y LAS NUEVAS FORMAS DE TRABAJO DESPUES DE LA PANDEMIA:

    Hay que cambiar la lógica con la que funciona actualmente el sistema financiero, desde que comenzó el proceso de financiarización de la economía.

    La banca de inversión o especulativa debe dejar de ser el principal negocio de las entidades financieras, porque en principio representan inversiones de altísimo riesgo que pueden provocar quebrantos que hagan poner en crisis al propio sistema.

    Los bancos deben dejar de ser solo medios de pago, porque de sino terminarán sucumbiendo ante las nuevas formas de medios de pagos existentes, tales como Fintech y otros, que no tienen costos de regulación y pagan salarios por debajo de la actividad bancaria.

    Hay que recuperar el rol primario de los bancos, que es apalancar con sus depósitos a los créditos a los sectores de la economía productiva para que la economía vuelva a funcionar con posterioridad a la crisis y genere el empleo suficiente para mejorar la calidad de vida de todos los habitantes.

    LA OIT en su documento de los cien años, cuando desarrolla el impacto del avance tecnológico, establece tres premisas que son muy aplicables al sistema financiero:

    • Inversión en capacitación de los trabajadores para afrontar los desafíos del avance tecnológico y de las nuevas formas de trabajo e inversión en los organismos de control
    • Inversión en la seguridad social, para quien este en la edad de su retiro pueda hacerlo dignamente y posibilite que se incorporen a la vida laboral, muchos jóvenes
    • Inversión en las empresas que generen empleo decente.

    A estas premisas habría que agregarle otros tópicos tales como:

    • Un proceso muy fuerte de reglamentación del Home office para evitar el fraude laboral, la despersonalización, las enfermedades profesionales que ocasiona, el pago de conectividad, electricidad y gastos para que esos trabajadores puedan desarrollar esa modalidad de empleo
    • Revalorizar la atención humana en las casas bancarias, permitiendo que si existen beneficios impositivos para las empresas solo sean aplicables para aquellas que priorizan la atención humana en su relación con los clientes
    • Determinar la calidad de Servicio Público del sistema financiero, para que el mismo este a la altura de las necesidades de los estados y la población y no como un mero negocio casi usurario en algunos casos, que no prioriza el crecimiento productivo de la economía.

    CONCLUSIONES FINALES:

    Sin dudas la Pandemia nos pone en la antesala de un cambio sustancial del orden mundial existente o persistir en el error. Para ello, es necesario actuar.

    Neoliberalismo vs Estado presente será la gran discusión que nos debe la política para los tiempos durante y post crisis Coronavirus.

    Los ciudadanos no podemos estar alejados de ese debate. Muy por el contrario, tenemos que hacer escuchar nuestras voces y ser protagonistas de ese debate.

    De ello depende el mundo que le vamos a ofrecer a las generaciones venideras.

    Y en materia financiera, permítanme citar a ese gran pensador argentino que fue Arturo Jauretche, quien decía:

    “El que maneja el crédito, maneja y orienta la economía de un País. Quien maneja el crédito, maneja más moneda que el que la emite. Quien maneja el crédito, maneja más el comercio exterior que él que compra o el que vende. Quien maneja el crédito, maneja las formas de producción…”.

    Por ello el sistema financiero debe ser un servicio público y la atención humana del mismo un servicio imprescindible.

     

    Sergio Palazzo
    Secretario General

    Asociación Bancaria
    Presidente de UNI Américas Finanzas

     

     

     


    4/4/2020 Pago a jubilados


    30/3/2020 Por los jubilados

    Sergio Palazzo advirtió que “Estábamos hablando con el presidente de la Nación el problema que se está planteando. Nosotros, desde la Asociación Bancaria, cada vez que el BCRA desde el inicio de la cuarentena nos ha requerido algo hemos accedido. Estamos con el inconveniente de los jubilados y le preocupa al Presidente. En el día de hoy buscaremos un mecanismo«, aseguró.

    «Vamos a buscar la forma que a través de equipos de voluntarios se pueda dar atención a casos específicos como jubilados que no tienen tarjeta de débito».

    Aclaró que se juntan muchos pagos como AUH y esto general una explosión de gente en los cajeros automáticos.

    Finalmente, Palazzo aclaró que se puede abrir los bancos más de dos horas –como propuso el presidente Alberto Fernández- para atender a los jubilados y darles una satisfacción.

    A continuación las declaraciones de nuestro Secretario General:

     


    22/3/2020  Cómo está actuando el sistema financiero


    27/12 - Sergio Palazzo participó de la reunión convocada por el Presidente Alberto Fernández en que se firmó el “Compromiso argentino por el desarrollo y la solidaridad”.

    El acto realizado en la Casa Rosada contó con la participación de la CGT y las CTA, organizaciones empresarias y pymes. Se comprometieron a trabajar juntos para abordar esta emergencia y construir un conjunto de consensos para lograr un desarrollo inclusivo y sostenible.