• viernes 21 septiembre 2018

    31-08-2018

    COMUNICADO | Esto no va más, ¡cambio de política económica YA!



     

    El gobierno nacional ha llevado a la Argentina al borde de la quiebra. Los datos son por demás catastróficos. Una devaluación de la moneda que supera el 100% en 8 meses, una inflación anualizada que supera el 40%, tasas del 60% anual, un nuevo endeudamiento externo que supera los 200 mil millones de dólares en poco más de dos años, una fuga de capitales que en el mismo periodo se llevó 55 mil millones de dólares, y una destrucción del empleo que en los primeros 6 meses del presente año se cobró 106.200 puestos de trabajo, entre otras calamidades.

    Esta crisis colosal no es fruto de ninguna causa externa ni de “tormentas" que sólo existen en la imaginación del Ejecutivo. Tampoco es impericia. Desde que asumió, el presidente Macri, y su equipo de gobierno, no dejaron ningún lugar a dudas respecto del plan que iban a implementar. La claudicación ante los Fondos Buitre, que le costó al país más de 16 mil millones de dólares, la liberalización del mercado cambiario, que llevó el valor del dólar de 9.80 a 16 pesos en los primeros meses de gestión y que hoy cotiza a más de 40 pesos, y el levantamiento del "cepo" que permitió una fuga de capitales récord. Todo un combo de desregulación cambiaria, financiera y comercial que dejó al país sin Soberanía y a expensas de la voracidad del capital financiero internacional más especulativo. La eliminación y baja de las retenciones a la exportación de cereales y oleaginosos, la eliminación de las retenciones a las mineras, la emisión de Letras a intereses astronómicos, que promovió una gigantesca bicicleta financiera y destruyó el crédito a la producción nacional, constituyeron apenas las primeras medidas de un plan económico y social impuesto para que las clases dominantes, además de beneficiarse, ejecutaran una venganza siniestra contra los sectores populares de nuestro país.

    Luego fueron por todo. Blanquearon decenas de millones de dólares provenientes del lavado de dinero de empresarios delincuentes, entre los que figuran muchos de los ministros de gobierno y familiares del presidente. Con la Ley Tributaria regresiva favorecieron a los más ricos. Con la Ley Previsional hundieron en la pobreza a los jubilados y pensionados. Vendieron activos del Fondo de Garantía de la ANSES provocando un desfinanciamiento multimillonario en el sistema previsional. Eliminaron asignaciones familiares que beneficiaban a más de 500 mil niños argentinos, muchos de ellos discapacitados y hasta eliminaron vacunas gratuitas del calendario obligatorio de prevención. Destruyeron las economías regionales, fundieron más de 8 mil Pymes y hundieron en la miseria a decenas de miles de productores de la economía popular.

    Desvirtuaron las negociaciones paritarias, eliminando la Paritaria Nacional Docente y forzando a los trabajadores de muchos gremios a negociar salarios a la baja antes que perder el empleo. Intervinieron sindicatos, multaron a otros por ejercer su derecho constitucional a protestar y reprimieron a trabajadores, a jubilados y a estudiantes, criminalizando la protesta social.

    En suma, es evidente que el plan de gobierno, que sólo se sustenta en endeudamiento, ajuste y transferencia de ingresos de los sectores más pobres a los más ricos, entró en una etapa de crisis terminal.

    La Corriente Federal de Trabajadores de la CGT, exige un cambio inmediato de plan económico y la renuncia de todos los funcionarios responsables de esta catástrofe, al tiempo que ratifica las medidas que hemos tratado con otras organizaciones sindicales y presentamos en el Plenario de Secretarios Generales de la CGT:

    1) Cambio de la política económica. Defensa de la industria nacional, pymes y economías regionales. Regulación de las importaciones. Recuperación del mercado interno. Emergencia ocupacional, alimentaria y sanitaria. Total repudio al acuerdo con el FMI.

    2) Rechazo a la Reforma Laboral. Paritarias libres. Aumento de emergencia del salario mínimo, vital y móvil. Cese de la extorsión del Ministerio de Trabajo que no homologa acuerdos realizados con la parte patronal o los obstaculiza de común acuerdo con el sector empresario, mediante resoluciones contrarias a Derecho. En el mismo sentido, exigimos el cese de toda intervención o negativa de reconocimiento o multas extorsivas que afectan a varias organizaciones sindicales

    3) Derogación de la Reforma Previsional. Aumento de las jubilaciones, pensiones y las asignaciones de los trabajadores de la economía popular.

    4) Retrotraer las tarifas de los servicios al 1/12/2017, de acuerdo a la Ley 27.743 sancionada por el Congreso de la Nación y vetada por el Presidente de la Nación mediante Decreto 499/2018. Revisión del precio de los combustibles. Regulación y control estricto del precio de los servicios públicos.

    5) Derogación de la Reforma Tributaria, nuevo esquema tributario progresivo. Que paguen más quienes más tienen. No al impuesto al trabajo.

    PARA EVITAR LA DESINTEGRACIÓN DE LA PATRIA, hay que implementar, para la ejecución de las medidas propuestas:

    a) Frenar la fuga de capitales con medidas de control financiero por parte del Banco Central.

    b) Restringir la venta de dólares sólo para fines productivos.

    c) Detener la remisión de utilidades de las grandes multinacionales al exterior.

    d) Fijar por ley la obligación de liquidar en el país las divisas provenientes de la exportación de granos, minerales y petróleo, en el plazo máximo de un mes.

    e) Recuperar el poder recaudatorio del Estado cobrando retenciones a las exportaciones de productos agrícolas, mineros y petroleros en niveles acordes a las ganancias extraordinarias de esos sectores.

    f) Cobrar impuestos a la compra-venta de títulos de deuda soberana e incrementar los impuestos a la ganancia financiera.

    g) Revisar la deuda externa que creció en forma espuria desde 2016.

    h) Aprobar un presupuesto con eje en la reactivación del mercado interno, el desarrollo industrial y en las economías regionales.